Teniendo en consideración que gran parte de nuestra vida la ocupan las horas que estamos, funcionamos y nos desempeñamos en nuestro trabajo, no hay dudas de que como personas pretendemos habitar espacios positivos, saludables y armónicos. Dependiendo de la gente que forma parte de los equipos de trabajo, de sus vínculos, relaciones, intereses, lazos comunicativos y experiencias, posibilitarán u obstaculizarán en cierta medida el cumplimiento de los objetivos  laborales.

Los/las empleados/as, sean jefes  o dependientes,  justamente por  ser  personas en  interacción con otros, necesitan  aceitar relaciones y contribuir  mutuamente para lograr climas de paz y armonía.

Pero para poder lograr  tales climas  de sana convivencia, es necesario  hacernos  conscientes  de que es importante considerar que los  vínculos  interpersonales se  establecen a través de  formas de  vinculaciones que deben también tornarse  reflexivas y sobre todo empáticas.

Por lo dicho, esta capacitación es ofrecida para quienes se desempeñan en ámbitos que  requieren la presencia de  otros, es decir, está pensada para atender a las relaciones interpersonales que se dan en forma horizontal (entre colegas) como en forma vertical ( jerarquías  de  mando o  autoridad con sus dependientes). Creemos que esta contribución para lograr ámbitos laborales saludables es posible con el interés y la intención de lograrlo. Trabajar con otros/as en forma grata y amena, si bien puede significar poner voluntad propia, sin dudas, también es posible.